PROLAPSO DE LA GLÁNDULA DEL TERCER PÁRPADO

prolapsoLa explicación de esta “palabreja” sería que en algunos perros se pierde la fijación de la glándula lacrimal del tercer párpado de tal manera que sobresale de un modo visible tapando parte del ojo, es decir, “se prolapsa”.
El perro puede sentir molestia y a veces rascándose se hace ulcera. Además, si se deja durante algún tiempo, desembocará en una queratoconjuntivitis con “Ojo Seco”.
Fue el caso de la preciosa Mili, bulldog francés de 4 años y medio que es remitida desde Benalmádena. Tras el estudio clínico, decidimos la operación para recolocar la glándula en su lugar.
Con sumo cuidado procedimos a realizar la técnica quirúrgica y recolocamos la glándula.
Mili a día de hoy es una perra feliz y ¡sin problemas oculares!
mili

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *